Parientes piden investigar el móvil del homicidio de Jhonny Ezequiel Rendón, debido a las contradicciones en las declaraciones de la pareja de la víctima a quien solo se le identificó con el nombre de Nelly, que fue interrogada después del hecho por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Nelly y Rendón vivían juntos desde hace 15 años y fijaron su residencia en el barrio Betagama, sector La Invasión, en Fila de Mariches, en Miranda. Según versión de la mujer, el jueves 28 de marzo, en horas de la mañana, varios hombres ingresaron a la residencia con la pretensión de cometer un robo y que por ello le dispararon a Rendón, luego lo acuchillaron mientras ella fue golpeada.

Román Marcano, hijo del hombre de 50 años de edad, mostró el informe forense que indicó que la causa de muerte fue un golpe en la cabeza con un objeto contundente. El patólogo registró edema cerebral y fractura de cráneo.

En la morgue de Bello Monte los técnicos forenses dijeron a Marcano que el cuerpo no tenía heridas originadas con arma blanca o proyectiles por arma de fuego. “Esto desmonta la versión ofrecida por Nelly, cuando le dijo a los policías que fue golpeada y cuando la vi no tenía ni un rasguño. También mencionó que escuchó disparos y mi papá tampoco tiene tiros en el cuerpo; me hace pensar que ella esconde algo o que está involucrada en el asesinato de mi padre”, declaró Marcano a la prensa, a las afueras del organismo forense.

Aunque el homicidio se cometió el pasado jueves, Marcano indicó que la pareja de la víctima le dio la mala noticia el día sábado 30 de marzo. “Nunca me dijo que mi padre murió en el CDI de La Dolorita y que esa misma noche fue traído a la morgue”.

Jhonny Ezequiel Rendón trabajaba en un taller cercano a su lugar de residencia, en el área de latonería y pintura. A Nelly se le ha llamado para otros interrogatorios y no ha sido ubicada porque no contesta las llamadas de los detectives, según Marcano.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!