Foto: Archivo

Organizaciones que conforman el Movimiento Ciudadano Venezolanos en el Mundo compartieron una declaración escrita sobre cómo resolver la dura situación del país.

Afirmaron que los venezolanos llevan su diversidad a través de las fronteras del mundo. Sin embargo, al analizar esa situación entienden que es la misma de más de 7 millones de migrantes, muchos de ellos refugiados, perseguidos o exiliados.

Enfatizaron que la única solución de la crisis migratoria y para detener el sufrimiento de los ciudadanos de esta nación es la salida de Nicolás Maduro del poder.

Detener la destrucción continuada de Venezuela

«Es innegable que la salida del régimen de Nicolás Maduro es indispensable para detener la destrucción continuada de Venezuela como nación y como República. Pero hay algo en el corazón y el alma de los venezolanos que va mucho más allá de la política y de la lucha por el restablecimiento de la democracia y la libertad del país: un clamor íntimo e imperativo por la reconstrucción nacional, por la reunificación de las familias separadas, por el reencuentro con los padres, abuelos e hijos que quedaron solos y aislados, resignados a su suerte en Venezuela. Se trata no tan solo de pensar pasivamente en un retorno a la patria, sino de asumir el compromiso de contribuir activamente en la reconstrucción del país desde cualquier lugar del mundo donde se encuentren los venezolanos», indicaron.

Como individuos y organizaciones, dijeron sentirse llamados a rebelarse contra lo que se les pretende imponer mediante la fuerza, así como contra aquellos que mantienen «secuestrada la patria».

Defender la integridad de la nación

Expresan que políticos y la sociedad civil, que tenían el deber de defender la integridad de la nación,  cometieron errores. «Abrieron la puerta a la captura y la apropiación demagógica del lenguaje del cambio y a la confiscación de la idea del progreso en libertad por quienes a la postre serían los sepultureros de las esperanzas del pueblo».

Añadieron que todavía hay tiempo para oponerse a la pretensión de sostener que una mejora económica precaria y corrupta puede servir como excusa para un ejercicio de cohabitación sumisa con el gobierno de facto.

«No nos oponemos a la coexistencia y la reconciliación de los venezolanos, pero sí a cualquier pretensión de que esta solamente sea posible aceptando una condición de vasallaje», señalan.

Venezolanos en defensa de la democracia

Como portadores de un mensaje de defensa de la democracia, enfatizan que la lucha se basa en rescatarla para lograr un crecimiento digno en el país.

«La lucha contra el populismo autoritario es también cultural. Porque la doctrina y la práctica que la soportan hacen parte de un proceso de destrucción de las raíces de Occidente, cuyos responsables (Cuba, Rusia, China e Irán) pretenden someter a Venezuela con el terrorismo, el narcotráfico y el crimen transnacional organizado», manifestaron.

Y añadieron: «Promovemos y apoyamos cualquier idea que conlleve una mejora en las duras condiciones de vida de nuestro pueblo. Pero rechazamos firmemente la perversa noción de que esa mejora implique asegurar que el régimen se perpetúe en el poder».

La condición de ciudadanos no se pierde con el exilio

Señalan que la Constitución ha sido vulnerada por el régimen y defienden los principios de la carta magna en pro del ciudadano.

«Los derechos ciudadanos de los venezolanos no dependen de su lugar de residencia ni de las condiciones de salida del país. Estos derechos fundamentales van mucho más allá del voto y es nuestro deber defenderlos por todos los medios a nuestra disposición», destacan.

Reafirmaron la voluntad de luchar por esos derechos, así como por impulsar las iniciativas para lograr la libertad de la nación.

«Actuaremos en sincronía con las organizaciones e individuos residentes en Venezuela, y llevaremos nuestro reclamo a instancias internacionales como un caso de violación de derechos humanos fundamentales, contribuyendo así a potenciarnos en la unidad de la acción y de resistencia activa ciudadana, siempre fundada sobre los valores que nos integran como nación», indican.

«Apoyamos camino constitucional»

Declararon que se comprometen a apoyar cualquier camino que ayude al rescate de la soberanía. «Creemos firmemente que debe apoyarse, como desiderátum de un proceso, la realización de elecciones libres, justas y competitivas, y con supervisión internacional. Que conduzcan a un gobierno que garantice la restauración de la nación y de las instituciones que sustentan la vida de la sociedad y la democracia».

Aunque no se limitan al sendero electoral, sino también a estar dispuestos a ejercer presión y desobediencia civil en espacios internacionales, entre ellos la Corte Penal Internacional y organismos de protección de los derechos humanos.

«Al mismo tiempo, apoyamos todas las acciones constructivas, inversiones e iniciativas de emprendimiento acordes con la transparencia que se exige en las naciones con vigencia de las instituciones, que contribuyan a aliviar las penurias de la vida de los ciudadanos en Venezuela», indicaron.

«Convocamos a organizarnos para la acción»

Mencionaron la unidad como el valor fundamental para recuperar el país. «Estamos comprometidos con un proceso de auténtica refundación de la nación sobre bases modernas y sostenibles que abran oportunidades a todos, sin exclusión».

Abogan por ir en contra del rentismo, que genera muchos de los males que se padecen ahora.

El grupo propone encuentros, acciones y apoyo tecnológico para avanzar en el evento internacional de conferencia de los Venezolanos en el Mundo (CVM), en el que se discutirán temas para el abordaje de la reestructuración del país, además de las necesidades de los ciudadanos y las herramientas de integración.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!