La Conferencia Episcopal Venezolana, la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela, así como el Consejo Nacional de Laicos emitieron un comunicado en el que abogan por una transición pacífica orientada hacia unas elecciones libres que garanticen el regreso a la democracia.

Monseñor José Luis Azuaje, acompañado por el presbítero Francisco Méndez, de Conver, y María Elena Febres Cordero Briceño, del CNL, leyeron el documento en el que expresan la preocupación de la Iglesia Católica ante la situación que vive el país. Aseguran que en todas las comunidades en las que están presentes son testigos de las necesidades que pasan los venezolanos y las injusticias a las que son sometidos. Producto de esta situación, afirman que los venezolanos desean un cambio para retomar el rumbo democrático y la recuperación del Estado de Derecho.

“Al asumir esta ruta de transición hacia un proceso electoral, urge hacerlo de forma pacífica y con los instrumentos presentes en la Constitución, para evitar mayores sufrimientos y dolores al pueblo”, enfatizaron.

Condenan los actos represivos por motivos políticos, la violación de los derechos humanos y las detenciones arbitrarias: “Les exigimos a los organismos de seguridad del Estado que no sigan reprimiendo a sus hermanos venezolanos y asuman su verdadera responsabilidad de proteger al pueblo en toda circunstancia, particularmente cuando ejerza el derecho a la protesta pacífica”.

En el documento hacen un llamado de atención al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo para que también asuman su papel de estar al servicio de los venezolanos y para que contribuyan a que se acaben los abusos de poder, sobre todo lo que se refiere a las detenciones de menores de edad.

“El pueblo venezolano ha despertado; está en la calle porque anhela un cambio en el rumbo político y democrático del país”, aseguran en el comunicado. Invitan, además, a la comunidad católica a que participe e domingo 10 de febrero en la eucaristía para orar por el país.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!