Llega un momento en que la crisis arropa de tal forma al venezolano que los análisis de la realidad parecen estar de sobra. “Las denuncias y la catarsis ya no son muy útiles: Ya no queda nada nuevo por decir. Es hora de tomar decisiones, con mucha determinación, total enfoque y basados en convicciones profundas”, indicó el consultor Jesús Seguías, presidente de Datincorp.

Sus palabras, que piden rectificación, contrastan con la de los dirigentes políticos, que aseguran transitar la dirección correcta para lograr un cambio de rumbo.

Seguías exhortó a la oposición a que defina el foco y cree una sola partitura que se presente al país y a la comunidad internacional como fuerza respetable. Advirtió que Venezuela está entrampada en una confrontación inútil que puede provocar un desenlace fatal.

Señaló que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se encuentra desarticulada y que las milicias, los colectivos armados y los grupos de asalto armado se han convertido en el mayor poder de coacción del gobierno. “Ni Maduro tiene pensado renunciar, ni hay poder de coacción armado para forzarlo a irse”, recalcó.

Explicó que aunque existen razones para protestar, es necesario derrotar el miedo, el terror del Estado, y eso ya es un asunto extremadamente complicado. “Cuando las personas son forzadas a escoger entre tener electricidad o la vida, la opción es clara. Los cubanos aún están lidiando con ello tras 60 años de revolución. Y así ha sido en todos los países gobernados por comunistas”, dijo.

Descartó que en el corto plazo haya posibilidades de una intervención militar: “La comunidad internacional que ha condenado a Maduro y brindado apoyo a Juan Guaidó ha dicho a los venezolanos que están a su lado, que enviarán ayuda económica a los venezolanos en éxodo y que van a presionar muy fuerte en el plano diplomático y económico, pero han desechado la intervención militar de manera muy diáfana”.

Tendencias antagónicas

Seguías indicó que hay dos tendencias claramente antagónicas en la oposición: por un lado están quienes quieren presionar duro para provocar un cambio a través de las armas, con consecuencias terribles para el futuro inmediato y mediato de la nación, y por otro se encuentran los que quieren hacerlo a través de protestas y de sanciones internacionales, pero para forzar al gobierno a encontrar una salida negociada a la crisis.

“La insistente campaña de algunos dirigentes opositores empeñados en exigir a la Asamblea Nacional que autorice una intervención militar extranjera en Venezuela, y que Guaidó se ponga al frente de esta solicitud, es demostración del nivel de desencuentros irreversibles que existen en el campo opositor”, señaló.

Dijo que no es una petición administrativa del Parlamento invocando un artículo que solo habla de autorizar misiones militares que cooperen con la FANB lo que hará que la comunidad internacional intervenga militarmente: “La propuesta de activar el artículo 187-11 de la Constitución evidencia desvarío, ingenuidad y desconocimiento supino de la política internacional”.

Agregó que es normal que eso le ocurra al ciudadano común, sin experiencia política, “pero que esa propuesta la estén asumiendo dirigentes políticos es reprobable y totalmente irresponsable”.

Seguías destacó que afortunadamente Guaidó y la AN tomaron la decisión de ignorarlos y actuar con madurez y sabiduría. 

Expresó que nadie está capitalizando el descontento de las mayorías silenciosas que quieren un cambio ya, pero sin violencia: “Estos permanecen en el limbo y sin liderazgo. Ellos son otro mundo inexplorado por los dirigentes políticos opositores”.

“Hacemos lo que nos corresponde”

“El vamos bien no es una disociación. Hay dolor y angustia, pero estamos haciendo lo que nos corresponde”, manifestó la parlamentaria Manuela Bolívar, de Voluntad Popular. Destacó que gracias a la labor de la oposición se ha materializado la presión internacional y nacional, que cada día “gana más voces contra un régimen totalitario que se queda más solo”.

Para Bolívar, aunque Guaidó ha recibido el respaldo de soldados, todavía falta que se quiebre la lealtad y la cadena de mando dentro de la FANB.

“Es una ruta larga y nosotros avanzamos apegados a la Constitución. Se hacen las cosas que hay que hacer, pero no es posible que la respuesta sea más rápida”, indicó el diputado Luis Lippa, de Primero Justicia, pese a entender que la situación que atraviesa el país requiere de respuestas inmediatas.

Lippa afirmó que se necesita mayor participación ciudadana en las protestas. “La gente debe reaccionar también. Tienen que cacerolear y protestar, es un derecho establecido en el artículo 68 de la Constitución. Necesitamos más apoyo, más confianza en la AN y en Guaidó. Este problema ya no es de los políticos, es de todos los ciudadanos”, expresó.

Biagio Pilieri, representante de la Fracción 16 de Julio, indicó que la ruta acordada entre los factores de la oposición es la correcta. Recordó que la coalición integrada por los partidos Vente Venezuela, Alianza Bravo Pueblo y Convergencia, tiene siete semanas solicitándole a la directiva del Legislativo que discuta el artículo 187 numeral 11 de la carta magna, con el fin de aprobar la autorización de una coalición internacional de paz. “Es la llamada para ayudar al pueblo a salir de este desastre y materializar el cese de la usurpación”, agregó.

A juicio de Pilieri, los países democráticos que desconocieron a Maduro y reconocieron como único presidente a Guaidó, y que “han hecho el cerco a los corruptos y violadores de derechos humanos de este régimen que usurpa”, aportarán la ayuda internacional si desde el Parlamento se les solicita.

“Al día siguiente de que la AN apruebe el 187 numeral 11, el presidente tendrá en sus manos una poderosísima herramienta constitucional para poder tener la autoridad suficiente y necesaria para articular la ayuda internacional que se requiere para que ingrese a tiempo, escoltada y resguardada por fuerzas internacionales toda la ayuda humanitaria que demanda el pueblo”, aseguró.

Indicó que esa coalición ayudará a “expulsar de suelo venezolano todo vestigio de terrorismo y narcotráfico, que tanto daño le ha causado al pueblo, y prestará el apoyo tecnológico y logístico para impulsar la reconstrucción del país”.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!