Han transcurrido 7 días de paro nacional convocado por el Colegio de Enfermeros venezolanos, dicha decisión se llevó a cabo la última semana del finalizado mes de junio debido a la precaria escasez de medicamentos, de ambulancias y a los bajos sueldos de los enfermeros, a este paro se le unieron los gremios de profesores de la UCV, Médicos, nutricionistas y personal administrativo.

El personal de enfermeros gana aproximadamente entre 700 mil y un millón de bolívares quincenal pero la canasta básica familiar tiene un valor actual de 220.138.620,81 bolívares. Cabe destacar que el artículo 91 de nuestra carta magna redacta que el salario mínimo vital será ajustado cada año tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica.

Por tal motivo es entendible el llamado a paro por parte del gremio venezolano de enfermeras, las protestas se han llevado a cabo en el hospital de Cumaná, Victorino Santaella de Los Teques, el Algodonal en la zona industrial de la Yaguara, hospital de Guaiparo en San Félix, el Hospital Universitario de Caracas, Periférico de Catia, Hospital Luis Razetti de Barcelona, el JM de Los Ríos, la Maternidad Santa Ana, Materno Infantil de El Valle, Materno Infantil de Petare y el Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes.

En la Maternidad Concepción Palacios, se presentó la Sindicalista Hernan Iriarte, ofreciendo un bono de 20 millones bimensual y un supuesto aumento de sueldo. La respuesta de enfermeras y del personal han sido de rechazo y dejando en claro: “seguimos en paro”.

Dichos gremios también han expresado que hasta la fecha no han recibido algún comunicado del nuevo Ministro de salud, Carlos Alvarado, designado por el gobierno venezolano. Como dato curioso, dicha destitución del anterior Ministro Luís López (que siempre negaba la crisis del sector) ocurrió justamente en medio del paro de enfermeras.

Hay que destacar que la presidenta del Colegio de Enfermeros de Caracas, Ana Rosario Contreras, se dirigió al director de la Maternidad Concepción Palacios de Caracas, Alí Barrios, para advertirle que no busque “silenciar la voz de protesta del gremio” a través de los “colectivos” porque de hacerlo será “el responsable” de que el centro “se quedé sin trabajadores”.

En @ReporteYa seleccionamos algunas opiniones de nuestros destacados seguidores:

La Periodista, Beatriz Adrián @Beadrian redacta: “#ParoEnfermeras Así protestan las enfermeras venezolanas. Ganan 600 mil Bs. quincenales. Los zapatos les cuestan 14.000.000 Bs”.

La Corresponsal, laudelyn @laudelyn señala: “#PulsoRegional Enfermeras del Hospital Los Samanes de #Maracay se unieron al paro indefinido que hace una semana cumplen sus colegas del Hospital Central de Maracay. Demandan mejores salarios”.

El Reportero Gráfico, Leonardo León @leoperiodista expresa: “Enfermeras(os) se mantienen en paro nacional y protesta por 7mo día consecutivo en las afueras del Iahula #Mérida”.

La Periodista, Raylí Luján @RayliLujan comunica: “#ParoEnfermeras Trabajadores del Hospital Clínico Universitario y profesores de la UCV se unen en una misma protesta en la entrada Tamanaco de esta casa de estudios. Exigen al gobierno prestarle atención al paro por salarios”.

La cuenta, Haceminutos @haceminutos comenta: “Da tristeza: Hoy 500 mil enfermeras y personal médico de toda Venezuela se suma al paro de los zapatos blancos”.

El Comunicador Social, Oliver Fernández @oliverandresfz escribe: “Queremos la quincena de Tibisay Lucena” petición de las enfermeras de la Maternidad Concepción Palacios, ellas ganan menos de 2 dólares al mes”.

Nuestra seguidora, Romelia Brito @alausi1528 opina: “No quieren que reclamemos nuestros derechos. Ellos comen a su antojo y nosotros con el CLAP”.

La Médico, Dra. María Yanes H. @mariayanesh argumenta: “Maduro destituye al Ministro de Salud en medio del paro de enfermeras, el recién nombrado Min. Salud es el octavo de esta administración y el N° 17 desde el inicio de esta revolución, ¿Cómo pueden haber adecuadas políticas de salud? ¡Nunca!”.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!