El fuerte de nuestras relaciones internacionales deberá privilegiar los temas económicos, por lo que las palabras “socio”, “prestamista” e “inversor”, deben mostrar el nuevo énfasis que un nuevo modelo pueda tener.

El hecho de que lo anterior nos muestre las características primarias, no significa que no se mantendrán relaciones con el resto del mundo, así no sean económicas o respondan a nuestros intereses.

Los ámbitos cultural, educativo, sanitario, turístico, tecnológico, petrolero y militar, deberán estar presentes en el conjunto armónico de nuestras relaciones. Como en la nueva etapa que requerirá de austeridad y que los presupuestos sean limitados, habrá que restringir al mínimo necesario la cantidad de embajadas y consulados, las cuales serán localizadas en aquellos países que cumplan el criterio económico, y en los cuales haya una proporción razonable de emigrantes venezolanos.

Desde esos países se podrá atender, en forma concurrente, a otros cercanos que no cumplan con el criterio de la relación costo/beneficio de esta nueva etapa de austeridad en el gasto público. El hecho de ser un país post-petrolero con estrategias propias de incremento de la producción, y con manejo propio de contratos de abastecimiento, posiblemente haga que debamos retirarnos de la OPEP y colocar oficinas petroleras, sin el rango de embajada, en los países donde haya clientes; y en aquellos que, por las características técnicas, nos convierta en socios en algunas o en todas las etapas del negocio petrolero.

Las ayudas internacionales que en la época del chavismo supimos prestar, se suspenderán indefinidamente, considerando que más bien privilegiaremos aquellas relaciones capaces de prestarnos ayuda. Nunca más utilizaremos las relaciones internacionales con fines de Gobierno o de partido, sino que siempre se considerarán como relaciones de Estado.

Claro que este tipo de decisiones no deben tomarse en forma aislada, sino en el contexto de un plan económico, que parta de la normalización de nuestra deuda externa, contando con el apoyo del FMI, y donde se impulse en forma masiva el traspaso de todas las empresas en manos del estado al sector privado; no solo porque el estado no tiene las espaldas financieras para sostenerlas, sino porque ha quedado claro que el estado es un pésimo empresario.

Por eso me preocupa cuando reviso los planes que proponen los economistas de oposición de sostener algunas empresas públicas como palanca de una nueva etapa. Y la preocupación es porque parece que no entendieron que, en esta nueva etapa, el pensamiento debe ser liberal y de mercado, y que el estado debe ayudar a las clases más desfavorecidas solo en forma transitoria, e impulsando a cambio del subsidio, un mínimo de formación para poder acceder al mercado laboral. Y ese mercado solo será posible, si esas empresas, que hoy, en un 100%, dan pérdida, se vuelven productivas y comienzan a tributar.

Noticias destacadas

Monitoreamos. María Corina Machado desde Coro, estado Falcón: «Edmundo González es un hombre serio y honorable, y yo les pido que voten por él».

Maduro ajustó el «ingreso integral indexado» a 130 dólares, Aumentó los bonos, pero no aumentó el salario mínimo.

EFE: Maduro asegura que los trabajadores venezolanos tienen «razones de sobra para celebrar» (¿?).

El Pitazo: Chevron no planea destinar nuevo capital a Venezuela

OVF: Economía venezolana creció un 2% en el primer trimestre del año (no sé de dónde sacan eso… tal vez habría que revisar los modelos y alinearlos con las condiciones del entorno… porque lo que se vive diariamente no indica eso, y es difícil explicar crecimiento en una economía “en caída libre” solo sostenida por el respirador artificial del encaje, la restricción del crédito, y la participación del BCV en el mercado cambiario, y por no pagar la deuda externa).

A Venezuela entran alrededor de 120 millones de dólares al mes por remesas.

Netanyahu dice a Blinken que no aceptará un acuerdo con Hamás que incluya fin de la guerra.

Lo que no fue noticia (y debería serlo)

• Que cuando se le pregunta a la gente “quién cree que ganará las elecciones” la respuesta automática favorecía al presidente Maduro; pero eso ha ido cambiando y el escenario comienza a modificarse en favor a María Corina / González Urrutia. Sin embargo, como el entorno es tan cambiante, habrá que ver cómo evoluciona la expectativa de la gente. Que no es exactamente lo que, en realidad, vaya a pasar; mas sí lo que la gente crea que pueda pasar.

• O que la oposición venezolana tomó la iniciativa mediática y ha logrado mantenerla. El gobierno no logró posicionar ningún tema que pueda reemplazar el peso del avance de la candidatura de la oposición.

• Ni que es evidente que el manejo mediático de la izquierda (incluyendo el tema pro Hamás, y pro Palestina) es muy superior al que pueda mantener la democracia, el centro derecha, o el liberalismo. Eso podría explicar el cómo y el porqué, después de la masacre de Hamás en Israel, la matriz mediática sostiene el apoyo a esa gente. Es tal vez un tema que los dolientes, como Israel, debería revisar, para cambiar el foco de la opinión pública.

Tampoco que pareciera que el factor crítico de éxito del gobierno de cara a las elecciones y la campaña, no pasa por tener contenta a su base electoral, sino que debe estar pensando en algo diferente para fidelizarla. Porque está claro que cualquier aumento de sueldo podría desatar un disparo inflacionario, y seguramente consideran (no sin razón) que inflación controlada pesa más que aumento de salarios. Lo cierto es que lo político, para bien y para mal, tiene impacto directo en lo económico… y turbulencia política, indefectiblemente conduce a la turbulencia económica.

Mail: [email protected] Instagram: @benjamintripier Twitter: @btripier

 

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!