Amigos lectores en esta oportunidad en el post de la semanaabordaremos el concepto de iglesia en un contexto de interpretación cristiana. En principio esto es lo que nos dice el portal signficados.com acerca del significado de Iglesia.

“Se denomina Iglesia al conjunto de fieles unidos por la misma fe, y que celebran las mismas doctrinas religiosas. También, es el edificio que consagran a Dios y que le dedican culto. … La iglesia, es una sociedad cuyos miembros representan de la misma manera el mundo sagrado y sus relaciones con el mundo profano”.

En Cristo el concepto de Iglesia aparece textualmente en Mateo 16:18 (Mr. 8. 27 al 30; Lc. 9. 18 al 21) y citamos al evangelio: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.

Diría que este párrafo es crucial y fundamental porque es empleado para intentar razonar la legitimidad de origen de la Iglesia católica, y específicamente el papel del papa, en este sentido lo que se deriva es que el papa es el sucesor de Pedro, naturalmente que para comprender la esencia del concepto de iglesia en términos estructurales hay que tomarse su tiempo, para leer primordialmente los 4 evangelios y también el resto de los libros del nuevo testamento, y por lo tanto, para este criterio de estructura eclesiástico es relevante estudiar las cartas a Santiago, escritas por Pablo, un discípulo que nunca llegó a conocer a Jesús pero que se hizo apóstol luego que se le apareció Jesús y le encomendara como tarea primordial evangelizar entre los gentiles.

Entonces escribió Pablo una serie de cartas, en total en total trece, denominadas epístolas paulinas cuyo objetivo es dar instrucciones a los cristianos sobre el modo de comportarse y responder a sus inquietudes, eso incluye a los obispos, consejos de ancianos y diáconos, que era básicamente la forma primaria de iglesia cristiana.

Naturalmente que inmediatamente se supo de la existencia de Jesús y sus seguidores, el imperio romano los persiguió, y esto sucedió por espacio de unos 300 años desde la muerte de Jesús en la cruz hasta la convocatoria del concilio de Nicea.

Así que transcurrieron 300 años de persecución de cristianos hasta que el emperador Constantino le puso fin y patrocinó el concilio de Nicea, convocando a 300 obispos cristianos de todos los lugares, estos llegaron desde Roma, Alejandría, Jerusalén, Atenas, y muchos otros sitios. También junto con el concilio llegó la libertad religiosa y adopción del cristianismo como religión oficial del estado imperial.

Recordemos que antes que llegara el cristianismo como religión oficial al imperio, los romanos tenían decenas de dioses, toda una estructura desconcentrada y descentralizada de deidades que se reflejaba en el comportamiento social y en su funcionamiento político y económico.

Precisamente esta anarquía de dioses, entre otros, fue en gran medida causa del debilitamiento y cada vez mayor pérdida de poder e influencia de Roma, así que Constantino vio en la nueva iglesia cristiana una forma de solucionar la crisis organizacional que estaban amenazando la vida del mismo imperio romano, encontró en el cristianismo la centralización que tanto necesitaba.

Sobre el tema organizacional, buena parte del funcionamiento de la estructura de la Iglesia ya estaba contenido en gran medida en las cartas a Timoteo escritas por Pablo. En estas epístolas Pablo le enseñó a Timoteo acerca de los oficios de obispo y diácono y habló sobre los requisitos que deben reunir aquellos que sirvan en esos puestos.

Capítulo 3

Se dan los requisitos que deben cumplir los obispos y los diáconos.  Grande es el misterio de la divinidad.

1.- Palabra fiel: Si alguno desea el cargo de obispo, buena obra desea.

2.- Conviene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospitalario, apto para enseñar.

3.- No dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino moderado, no contencioso, ajeno a la avaricia.

4.- Que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad.

5.- (Porque el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);

Así que los obispos convocados en el concilio de Nicea tenían una idea precisa de sus deberes, claro que todo cambió luego del concilio de Nicea, a partir de ese momento se funda la Iglesia católica más o menos como la conocemos hoy en nuestros días, esto incluye los ritos que le caracterizan, consecuentemente con el tiempo el papel de las imágenes, santos y otros elementos por cierto más propios de los anteriores cultos.

El concilio de Nicea creo la estructura interna de la Iglesia. Algunas de las medidas adoptadas fueron la aprobación de las elecciones episcopales, los patriarcas y su jurisdicción, lo relativo a la excomunión, la prohibición de abandono de sus iglesias por parte de los clérigos, la prohibición de movimiento entre iglesias de los obispos, sacerdotes y diáconos.

Clemente XII

También se prohibieron los libros que no formaron parte del compendio final del Concilio, quedando como herejías y se autorizó la prohibición y persecución de las sectas u grupos no afines al Concilio. A la final se invierten los roles, de perseguidos, los cristianos ahora son persecutores. Así se inicia un proceso de conversión masivo de paganos mediante exenciones fiscales y atractivas beneficios sociales.

El emperador Constantino I quiere que la Iglesia controle todos los aspectos teológicos del cristianismo sin ningún tipo de disidencia que socave su autoridad, pues la religión iba a ser su instrumento de control social en esos momentos difíciles que atravesaba el imperio romano, y de hecho fue el papel de la nueva Iglesia fundamental para oxigenar el imperio romano, la competencia por los puestos eclesiásticos de prestigio en ocasiones causó desórdenes públicos; el caso de interés es cuando accedió al cargo el papa Dámaso I en el 366, la elección dejó 137 cadáveres en la basílica de Sicininus, de eso se trataba entonces el funcionamiento de la iglesia, en el año 467 es depuesto el último emperador romano Rómulo Augústulo.

La  Iglesia católica acompañó al poder imperial por lo menos de forma institucional por muchas centurias, pero fue ya en el medioevo que crea su primera división (siglo XI), el cisma entre Oriente y Occidente dividió permanentemente el cristianismo; es lo que ahora se conoce como Iglesia católica romana e Iglesia ortodoxa griega. Esta situación surgió por una disputa sobre si Constantinopla o Roma tenían la jurisdicción sobre la iglesia en Sicilia, a la final ambas iglesias se excomulgaron mutuamente en 1054.

Vale la pena destacar como relevante en este hecho histórico el primer gran debate teológico de la historia en la Iglesia Cristiana, la interpretación que ambas iglesias tenían acerca de la doctrina de Cristo, en el que, además de las diferencias rituales, estaban importantes cuestiones teológicas o doctrinarias entre las que cabe mencionar el concepto de purgatorio y la llamada «controversia trinitaria».

Así que mientras en Occidente se cree y se reza al Espíritu Santo, que de acuerdo con las corrientes teológicas más extendidas en la Iglesia occidental «procede del padre y del hijo», los ortodoxos prescinden de la figura del hijo.

En cuanto al purgatorio, la Iglesia católica incluye en su credo esta etapa donde las almas purgan sus pecados leves antes de llegar al paraíso, pero la Iglesia ortodoxa la desconoce.

Por cierto que la Iglesia ortodoxa rusa siempre ha estado muy vinculada con el poder, ya fuera con el emperador, el zar o el secretario general del Partido Comunista durante la era soviética, ahora lo es con Putin.

En el caso de la Iglesia católica, luego de la caída del último emperador romano, continuó allí con su poder e influencia junto a los señores feudales y las monarquías, eran los papas quienes colocaban la corona a los monarcas, así que por extensión instituyeron un modelo político que rigió buena parte de del milenio, se trataba del derecho divino a gobernar de los reyes.

La Iglesia católica vio venir su segundo cisma en 1547 con la llegada de la reforma de Lutero, quien dio origen a la iglesia protestante y la guerra de religiones.

Tan sólo en Alemania, “el enfrentamiento entre príncipes católicos y protestantes terminó en un conflicto militar abierto: la guerra de Esmalcalda; mientras que previamente habían estallado movimientos sociales como la guerra de los campesinos alemanes o los anabaptistas, perseguidos sangrientamente por ambos bandos, con la bendición expresa tanto del Papa como de Lutero”.

Lutero

La reforma de Lutero surge en gran medida como reacción a la política fiscal del Papa de recaudar fondos a través de las ventas de indulgencias, o perdones de pecados, a la final Lutero denunció esta situación encontrando terreno fértil para su revolución, a la final la reforma luterana deja a Lutero al frente de esta nueva iglesia, que a su vez daría origen a otras nuevas iglesias, cada una con sus propias interpretaciones de la biblia.

El porqué de tantas iglesias nuevas cristianas se debe a la traducción que hizo Lutero de la biblia al lenguaje común, en este caso el alemán. En aquellos tiempos las misas eran dadas en latín, que era el lenguaje imperial romano, los más curioso es que el lenguaje original de los primeros cristianos es el arameo y las primeros libros que se conocen sobre la vida de Jesús se escribieron en griego y finalmente el vehículo o transporte utilizado para llevarlo a las masas fue el latín pero el asunto aquí es que muy pocos sabían leerlo, y el imperio romano eran tan vasto que estaba conformado por diversidad de ciudadanos y lenguajes, así que por muchas centurias los ritos tuvieron que ser tolerados en latín, el único interlocutor entre lo que se leí y conocía era el cura,  de eso se trataba el impacto que originó la traducción de la biblia, que ahora cualquier ciudadano podía leerla e interpretarla y explica la exposición de nuevas iglesias, además de Lutero, estaban Juan Calvino, Ulrico Zuinglio, Thomas Cranmer, John Knox, Thomas Muntzer y otros precursores de movimientos cristianos con biblias en sus propios idiomas.

Entre las creencias mas destacadas de las iglesias protestantes están la creencia que el sacerdocio es de todos los creyentes, la salvación solamente por la fe y no por las buenas obras, y la autoridad suprema de la Biblia por encima de la tradición apostólica.

Básicamente son demasiados los elementos y argumentos en el nuevo debate entre protestantes y católicos para considerarlos en este post, uno que me llama la atención es acerca de visión que tienen cada grupo sobre la salvación, en los protestantes: «La fe produce justificación y buenas obras», pero en contraste en los católicos «La fe y las buenas obras producen justificación».

La historia de ambas corrientes esta plagado de elementos de intolerancia que probablemente han premoldeados comportamientos en el futuro cuyos resultados quizás son incalculables en costos de vidas humanas. Un ejemplo de la intolerancia fue en el IV Concilio de Letrán convocado por el papa Inocencio III y celebrado en 1215. Tras reiterar la condena hacia los judíos como pueblo deicida, se acordaron allí una serie de medidas discriminatorias para aislarlos de la población cristiana: la obligación de vivir en barrios separados y de portar una señal para poder ser reconocidos inmediatamente; la prohibición absoluta de mantener relaciones sexuales entre judíos y cristianos; la prohibición de que pudieran tener criados o empleados cristianos, así como la de ejercer determinadas profesiones —como la de médico de un cristiano— u ocupar puestos que les dieran autoridad sobre cristianos; la prohibición de construir nuevas sinagogas.

En el caso de Lutero incluso fue mucho más allá,  teniendo sus escritos una influencia significativa en el antisemitismo de su país, debido a algunos de sus escritos y afirmaciones. En 1543, Lutero publicó Sobre los judíos y sus mentiras, obra en la que llega a afirmaciones como que los judíos son un pueblo «abyecto y despreciable, es decir, no un pueblo de Dios, y su jactancia de linaje, su circuncisión y su ley deben ser considerados sucios».

Judíos perseguidos por nazis

Otro ejemplo de intolerancia papal la encíclica papal Etsi multa del Papa Pío IX en 1873 que afirmó que la masonería fue la fuerza motivadora detrás del Kulturkampf: «Algunos de ustedes tal vez se preguntan que la guerra contra la Iglesia católica se extiende ampliamente, de hecho cada uno de ustedes conoce bien la naturaleza, el celo, y la intención de las sectas, llámese masónicas o de algún otro nombre. Cuando se los compara con la naturaleza, el propósito y la amplitud del conflicto que libraron en casi todas partes en contra de la Iglesia no puede haber duda de que la calamidad actual debe atribuirse a sus engaños y maquinaciones en su mayor parte. Porque de éstos se forma la sinagoga de Satanás que prepara sus fuerzas, los avances de sus normas, y se une a la batalla contra la Iglesia de Cristo» (7​). La Enciclopedia Católica también afirma que el Kulturkampf fue instigado por las logias masónicas.

Masones perseguidos

In eminenti apostolatus specula es una bula papal emanada por Clemente XII el 28 de abril de 1738, que prohíbe a los católicos dar su nombre como miembros de asociaciones francmasónicas. Es el primer documento de un pontífice por el cual se condena a los francmasones a la pena de excomunión.

Así que la idea de iglesia a lo largo de la historia es el reflejo del comportamiento de sus propias instituciones establecidas, pero fundamental de la forma que adquiere el poder expresado dentro de ellas, la expansión de la iglesia incluye la distribución de sus adherentes conforme se va transformando la sociedad y esta evoluciona de industrial a tecnológica, así que entre la iglesia católica, ortodoxa, y protestantes que a su vez se subdividen en cientos de nuevas corrientes y sectas cada una de ellas con propia interpretación de la biblia, así que entre estas estructuras aun sigue abierto el debate acerca de la verdad y quien pretende sostener la versión más cercana de lo que Jesús pretendía obtener como iglesia, de ese modo observamos a desde los autoproclamados Mesías, apóstoles y profetas, hasta los pastores obispos y cardenales en su lucha constante por encontrarse con Dios en la seguridad que están conscientes del enorme reto que significa su rol en un medio dominado por la hiperinformación, interconectividad y transhumanización.

Viéndolo desde esta óptica cabe resaltar la importancia de la biblia en cada hogar a la luz de una interpretación real y dinámica de sus enseñanzas, para concluir que probablemente mas allá del conjunto de valores comunes y doctrinas afines, esta la presencia de Dios y Jesús sin intermediación alguna, justo allí en la lectura llamándonos a razonar y les dejo con el versículo Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Definitivamente pienso que si valoramos la vida de un modo consciente y sin prejuicio, si queremos entender y razonar acerca de la existencia humana, entonces es aceptable sacar tiempo para estudiar la Biblia, créanme que hacerlo genera un sentimiento significativamente liberador e iluminador. Es simple conocer a Jesús de forma directa, pero lo mejor es que al hacerlo removemos una inmensa cantidad de tabúes y misterios que solo retardan y obstruyen nuestra relación con Dios.

En el caso de los evangelios, pienso que son atemporales, son lecturas transversales capaces de ser evaluadas y aceptadas a la luz de cualquiera de las situaciones de debate que plantea la modernidad, siempre y cuando la lectura la hagas de un modo consciente y directo, de eso se trata buena parte de la información y los mensajes que de Jesús a lo largo de sus parábolas. Creo que si siguiéramos por lo menos 15% de los consejos de Jesús de los evangelios probablemente reduciríamos estos escenarios de guerra, egoísmo y miseria que tanto caracterizan las relaciones humanas de nuestro tiempo y precisamente de eso se trata la vigencia de la fe cristiana, de seguir los pasos de Jesús sin más intermediación que nuestra duda y deseo de conocerlo más a través del estudio, compartir, respeto, tolerancia y reflexión.

Y como dice Cristo, en la lectura del Santo Evangelio Según San Mateo (20,1-16):

«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: ‘El Reino de los Cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: «¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?» Le respondieron: «Nadie nos ha contratado.» Él les dijo: «Id también vosotros a mi viña.» Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: «Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros.» Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: «Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno.» Él replicó a uno de ellos: «Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?» Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos».

Me despido deseándoles una feliz Navidad y libertad para los venezolanos. Hasta una próxima entrega aquí en El Nacional.

@estebanoria

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!