Rusia de en
Armas nucleares de Rusia. FOTO: AFP

Los servicios de inteligencia de varios países europeos han advertido a sus gobiernos que Rusia tendría agentes en territorio europeo que estarían preparando inminentes sabotajes a infraestructuras estratégicas en el continente.

La información, originalmente difundida por el diario británico Financial Times, apunta a la idea de que Rusia cree que los ciudadanos europeos y sus gobiernos abandonarán su apoyo financiero y en armas a Ucrania si se sienten más amenazados que hasta ahora. Moscú, por su parte, no parece tener miedo a una respuesta militar europea.

Vladimir Putin, presidente de Rusia. FOTO: EFE

Una de las principales alertas llegó hace dos semanas cuando la policía alemana, con información de sus servicios secretos, detuvo a dos ciudadanos de doble nacionalidad rusa y alemana que preparaban ataques contra una base militar en Baviera. Poco después, agentes británicos detuvieron a dos hombres que habían provocado un incendio en uno de los mayores depósitos del país usados para reunir y organizar la ayuda que se envía a Ucrania. La Fiscalía los acusa de trabajar a las órdenes del gobierno ruso.

El gobierno checo, por su parte, denunció que agentes rusos habían intentado destruir sus sistemas informáticos de señalización ferroviaria para provocar accidentes e impedir el tráfico de trenes.

La semana pasada, Finlandia y Estonia también decidieron suspender los vuelos con salida y llegada en el aeropuerto de Tartu después de que varias aerolíneas advirtieron que los pilotos estaban denunciando intentos de interferir con sus sistemas de navegación.

rusia
Joe Biden, en su encuentro con la primera ministra de Finlandia, Magdalena Andersson, y el presidente de Suecia, Sauli Niinistö. FOTO: MANDEL NGAN / AFP

En Suecia, las autoridades investigan varios accidentes ferroviarios de los que sospechan que son actos de sabotaje. Mientras que el servicio secreto estonio asegura que el ataque contra el auto del ministro del Interior producido en febrero y otro contra dos periodistas fue obra de agentes rusos.

Y es que mientras Rusia acelera la producción de armamento y munición, recluta para su Ejército a cientos de miles de hombres y se prepara para realizar maniobras de uso de armamento nuclear cerca de la frontera con Ucrania —tal como ordenó la semana pasada el presidente Vladimir Putin—, los europeos temen que en realidad Rusia se esté preparando para una guerra de largo alcance contra Europa y que estos actos de sabotaje, que según las denuncias del Financial Times serían inminentes, sean una primera forma de desestabilizar a los gobiernos europeos y arrancarles el apoyo de sus poblaciones.

Con elecciones europeas a un mes de vista (entre el 6 y el 9 de junio), Rusia también estaría intentando alterar el resultado electoral recurriendo a campañas de desinformación.

Entre los actos de sabotaje que creen posibles los servicios secretos de los principales países europeos, según Financial Times, están ataques terroristas con explosivos, incendios criminales provocados, ataques terroristas contra infraestructuras estratégicas como telecomunicaciones, energía o logística militar o el corte de cables submarinos de electricidad o comunicaciones.

El ataque a las infraestructuras submarinas, que discutieron hace semanas los ministros de Energía de la UE y pidieron protección a la Otán, es casi imposible de evitar. Las explosiones en el gasoducto Nordstream siguen sin aclararse dos años después, como la ruptura de un cable de telecomunicaciones noruego o daños menores a otros cables en Escocia o Finlandia.

rusia
El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg (C), se dirige a los legisladores durante su visita al Parlamento ucraniano en Kiev, FOTO: EFE

El diario belga La Libre Belgique, además, recoge el testimonio de un funcionario europeo responsable de seguridad marítima que explica que si cinco de los siete cables principales de telecomunicaciones que pasan por el Mar del Norte fueran cortados “volveríamos a la edad de piedra”.

Una exageración, pero en la práctica Europa se quedaría sin internet. Además de esos cables, por el Mar del Norte y el Báltico corren cables eléctricos y gasoductos y oleoductos.

El gobierno belga también ve otra amenaza en los “buques fantasma”, que apagan sus transpondedores para evitar ser localizados, por lo que deben ser detectados con radares, que tienen un alcance limitado. Además, está el riesgo de los submarinos nucleares rusos, que pueden pasar meses sin tocar puerto. Más allá de los buques oficialmente de investigación como el ‘Almirante Vladimirsky’, en realidad buque espía, aparecen otros que son en apariencia simples portacontenedores, pero que realizan labores de espionaje.

Países se preparan ante amenazas

Ante ese panorama, algunos países europeos se preparan para una guerra que creen posible. Finlandia, el país miembro de la Unión Europea y de la Otán con la frontera terrestre más larga con Rusia, empieza a hacer preparativos para resistir un eventual ataque de tropas rusas.

Las primeras medidas tomadas por las Fuerzas Armadas de ese país, que ahora disponen de más margen de maniobra por ser miembro de la Otán desde el año pasado, fueron las de desplazar a bases y depósitos militares de países aliados una parte de su material militar.

Además, han comprobado que los más de 1.000 acuerdos que tienen con empresas privadas para que les provean de material de todo tipo están actualizados y que esas empresas tienen la capacidad de cumplirlos.

rusia
Militares rusos de la Guardia del grupo de tropas Vostok del territorio Trans-Baikal votando en las elecciones presidenciales rusas. FOTO: EFE

Finlandia es probablemente el país europeo que más ha hecho para prepararse para un ataque como el que sufre Ucrania. Es el único país europeo que tiene capacidad suficiente para que toda su población se resguarde en refugios subterráneos en caso de ataque aéreo. Con apenas 5,6 millones de habitantes, tiene a más de 100.000 preparados para movilizar en pocos días y a más de medio millón con el entrenamiento militar suficiente para ser movilizados por tandas.

En sus depósitos tiene carburante y granos para subsistir sin producción y sin importación durante más de seis meses. Y eso que el país tiene una escala de nueve pasos hasta declarar una economía de guerra pero sólo va por el tercer paso, donde por poner un ejemplo algunas fábricas tendrían que producir material militar las 24 horas del día.

Entre 1939 y 1940 sufrió un ataque de la Unión Soviética. Tuvo que ceder una pequeña parte de su territorio en la región de Carelia, pero sin ayuda extranjera alguna hizo que los rusos desistieran y les provocó cientos de miles de bajas.

La Otán también dejó claro hace pocos días que los ataques de Rusia “no disuadirán a los países aliados de seguir dando apoyo a Ucrania en la guerra”, al tiempo que prometió que actuarán “individual y colectivamente para abordar las acciones híbridas rusas”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BRUSELAS

El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece El Nacional, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!