La senadora estadounidense Martha McSally, la primera mujer del país en pilotar un caza en situación de combate, denunció este miércoles que fue violada durante su servicio en la Fuerza Aérea por un oficial de rango superior.

«Me quedé en silencio durante muchos años, pero más adelante en mi carrera, mientras los militares lidiaban con los escándalos y sus respuestas totalmente inadecuadas, sentí la necesidad de que algunas personas supieran que yo también era una sobreviviente» dijo McSally en una audiencia en el Senado sobre agresiones sexuales en las Fuerzas Armadas.

La republicana de Arizona, que sirvió 23 años en el Ejército, dijo que no denunció la agresión entonces porque «no confiaba en el sistema» y agregó que estaba «avergonzada y confundida» tras lo sucedido.

«Casi me separé de la Fuerza Aérea a los 18 años de servicio por mi desesperación. Como muchas víctimas, sentí que el sistema me estaba violando de nuevo», argumentó en su discurso McSally, quien no identificó a su agresor.

«Hemos recorrido un largo camino para detener el asalto sexual militar, pero tenemos aún un largo camino por delante», agregó.

Tras explicar ese episodio, McSally defendió que los comandantes del Ejército «no deben ser eliminados de la responsabilidad de la toma de decisiones de prevenir, detectar y procesar el asalto sexual militar».


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!