Honduras vivió ayer una nueva jornada de incertidumbre sobre quién es el ganador de las elecciones del pasado domingo, el opositor Salvador Nasralla o el presidente Juan Orlando Hernández, quienes movilizaron a sus seguidores para defender las que consideran sus victorias.

El Tribunal Supremo Electoral continuó el lento conteo que hasta la mañana de ayer daba cerca de 5 puntos de ventaja al opositor Nasralla. Con 58,39% de las actas contadas, tenía 45,05% de los votos por encima de Hernández, aspirante a la reelección, con 40,28%. El candidato liberal Luis Zelaya quedó rezagado con 13,81%, y los restantes 6 aspirantes no llegaron a 1%.

El presidente del TSE, David Matamoros, aclaró que la entidad no proclamará un ganador antes de concluir el conteo de la totalidad de las 17.500 actas electorales, esperado para mañana.

Esa situación ha creado expectación y hasta incertidumbre entre muchos hondureños, porque ambos políticos defienden la posición de que el pueblo votó por ellos. El lunes hubo marchas, concentraciones, caravanas y festejos por el triunfo de los líderes y participaron miles de activistas tanto de la Alianza de Oposición como del Partido Nacional.

Los dirigentes y activistas de ambas fuerzas siguen firmes en que defenderán su triunfo en las calles, lo que según analistas locales podría generar brotes de violencia, por lo que abogan para que los candidatos acepten los resultados del organismo electoral.

Dudas. La demora del TSE en su primer informe, que no era determinante, levantó suspicacia entre los hondureños, principalmente en la Alianza de Oposición, que durante el proceso ha venido señalando que el organismo se preparaba para un fraude a favor de Hernández.

En todos los procesos electorales, el ente electoral nunca ha dado a conocer el mismo domingo al presidente ganador, pero sí un informe preliminar con las actas recabadas hasta las primeras tres o cuatro horas después de los comicios. Siempre, por la lentitud del proceso, los hondureños conocen los resultados oficiales en la tercera semana de diciembre, aunque con anticipación ya se sabe quiénes han sido los ganadores, tanto en las presidenciales, como en las elecciones para diputados y alcaldías municipales.

Convencidos de que las actas que faltan les ratificarán el triunfo, los líderes del Partido Nacional dijeron el lunes que respetarán los resultados del TSE, aunque está por ver lo que pasaría si los mismos favorecen a Nasralla, quien fue uno de los perdedores en las elecciones generales de 2013.

Nasralla está al frente de una alianza entre los partidos Innovación y Unidad Social Demócrata y el partido Libertad y Refundación, surgido tras el golpe de Estado de 2009 a Zelaya. El coordinador de Libre y la Alianza de Oposición es el ex presidente Zelaya, quien para muchos sería el poder detrás de Nasralla si ganan oficialmente las elecciones.

El dato

Según los datos públicos del TSE volcados en su página web, faltan por escrutar 7.543 mesas electorales receptoras, lo que representa 41,61%, que en su mayoría serían del interior del país. Según los líderes del Partido Nacional, esos votos darían el triunfo a Juan Orlando Hernández.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!