Las nuevas elecciones presidenciales argelinas, que servirán para superar la breve transición luego de la renuncia forzada del ex mandatario Abdelaziz Bouteflika, se celebrarán el próximo 4 de julio, anunció hoy la Presidencia de la República en un boletín

De acuerdo con la nota, el decreto presidencial exigido por la ley para la llamada a las urnas fue rubricado por el presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, el mismo día en el que fue designado jefe del Estado interino.

«Bensalah, jefe de Estado, procedió el martes 9 de abril de 2019, el día de su toma de posesión, a la firma del decreto presidencial que convoca al electorado a las presidenciales el jueves 4 de julio de 2019», señaló la escueta nota.

La convocatoria coincidió este miércoles con nuevas protestas de estudiantes en el centro de Argel, que por segundo día consecutivo fueron reprimidas con violencia por la policía con cañones de agua y gas lacrimógeno. La noticia se conoció, además, escasas horas después de que el jefe del Ejército, general Ahmed Gaïd Salah, uno de los hombres clave en la renuncia de Bouteflika, rompiera su silencio y apoyara de manera decidida el proceso de transición al que se opone la mayor parte de la población.

En su discurso, pronunciado este miércoles durante una visita a la segunda región militar (Orán, oeste), Gaid Salah, uno de los hombres que más se han beneficiado de la obligada salida del enfermo mandatario, calificó este proceso de «bisagra histórica y crucial». Una fase que «requiere e incluso obliga a todos los hijos del pueblo argelino a respetar durante el período de transición un conjunto de mecanismos» aplicados en el marco de la Constitución, como la designación de Bensalah como jefe del Estado interino.

El Ejército acompañará esta etapa de transición «y velará para que el avance de esta fase vaya por la senda de la confianza recíproca entre el pueblo y su Ejército». Gaïd Salah acusó a «actores extranjeros», sin nombrarlos, de tratar de imponer su solución para el período de transición, en velada alusión a Francia. «Algunas partes extranjeras con antecedentes históricos en nuestro país, intentaron obligar a algunos individuos a conducir al país hacia un vacío constitucional y destruir las instituciones del Estado», afirmó.

El Parlamento y el Senado argelinos certificaron ayer la renuncia de Bouteflika, que cedió el poder hace una semana presionado por las protestas en la calle y por el propio Gaïd Salah, que exigió su inhabilitación por razones de salud. De acuerdo con la Constitución, Bensalah estaba obligado a convocar elecciones que debían celebrarse en un plazo nunca mayor de 90 días.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!