Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, aseguró este jueves que la Unión Europea está cometiendo un error al no continuar imponiendo sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro.

Explicó en una entrevista para Washington Examiner que los europeos consideran que mientras existan negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición, no deben seguir con las sanciones.

“Esto es exactamente incorrecto, porque mientras están en curso las negociaciones, si quieres que tengan éxito, necesitas aumentar la presión sobre el régimen para que se comprometa”, indicó Abrams.

El Departamento del Tesoro emitió este jueves nuevas sanciones contra individuos y empresas vinculadas al régimen venezolano. En la lista se destacan los hijos de Cilia Flores, así como los empresarios Alex Saab, Álvaro Pulido, y el ex gobernador del estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora.

“Estamos tratando de ayudar a los venezolanos a recuperar su democracia”, precisó Abrams desde la Fundación para la Defensa de las Democracias.

El representante del Departamento de Estado consideró que el informe sobre Venezuela presentado por la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, tuvo un impacto significativo en Europa, por lo que espera que otros países se sumen a la lista de sanciones contra el estado venezolano.

 “Nos gustaría verlos imponer restricciones de viaje, porque gran parte de los fondos robados del pueblo venezolano se gastan en Europa, y deberían detener eso”, indicó Abrams.

Destacó que las sanciones son un mecanismo de presión para convencer a Maduro que deje el poder pacíficamente. A cambio, el régimen podría obtener amnistía por parte del gobierno estadounidense.

“Siempre hay algún tipo de compromiso en el que no hay una justicia perfecta, porque país tras país elige la paz, la democracia, el desarrollo sobre la justicia, francamente. Es un compromiso. Y creo que eso sucederá en Venezuela”, puntualizó.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!