El director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Lee Cissna, presentó su renuncia y dejará el puesto el primero de junio, en un momento en el que el presidente Donald Trump ha endurecido su política migratoria.

Cissna no ha explicado por qué ha decidido renunciar al cargo y, en una carta dirigida a sus empleados se limitó a felicitarlos por haber establecido «con cuidado» las bases para «reformas legales muy necesarias que vendrán en un futuro próximo».

El funcionario es la nueva víctima de la purga de los últimos meses dentro del Departamento de Seguridad Nacional, encargado de la política migratoria, y que llevó a la renuncia de su titular, Kirstjen Nielsen, a quien Trump reclamó mayor dureza a la hora de combatir la inmigración irregular.

Un portavoz de esa agencia evitó confirmar si el sucesor de Cissna podría ser el ultraconservador Ken Cuccinelli, fiscal general del estado de Virginia entre 2010 y 2014 y que se ha enfrentado al aparato del Partido Republicano.

El diario The Washington Post señaló que Trump sopesaba designar a Cuccinelli como director del organismo.

Concretamente, en 2014, Cuccinelli alentó una ola de candidatos conservadores en las primarias republicanas para desafiar el poder del aparato, lo que le ha costeado la enemistad del líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, y de otros legisladores.

Ante la posibilidad de que Cuccinelli asuma el Servicio de Ciudadanía e Inmigración, el sindicato mayoritario de trabajadores de la agencia ha arremetido contra Trump y le ha acusado de querer «destruir» la agencia.

A mediados de este mes, Trump informó que busca cambiar el actual sistema migratorio, basado en la reagrupación familiar, para basarlo en el mérito y admitir en Estados Unidos a más trabajadores cualificados y menos familias.

La propuesta mantendría intacto el número de permisos de residencia permanente que el país concede al año, pero cambiaría el perfil de los destinatarios del 1.100.000 de «tarjetas verdes».


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!