alto el fuego
Los combates provocaron el desplazamiento de unas 300.000 personas. | Foto: AFP / Delil Souleiman

Una ONG informó que un bombardeo turco mató este viernes a catorce civiles en una localidad fronteriza del norte de Siria. Escenario que hace peligrar la tregua entre Ankara y los combatientes kurdos.

Los catorce civiles murieron a causa de un bombardeo aéreo turco y disparos de mortero de milicias sirias que apoyan a Ankara. Así lo precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG que tiene una amplia red de información.

Las víctimas se produjeron en el pueblo de Bab al Jeir y en aldeas aledañas, cercanas a la localidad de Ras Al Aín, una zona muy disputada.

Los kurdos denunciaron de inmediato una violación del alto el fuego acordado la noche de este jueves con Turquía, a instancias de Estados Unidos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió por su parte que si el alto el fuego no se respeta por el lado kurdo, la ofensiva se reanudará.

“Si las promesas se respetan de aquí al martes por la noche, la cuestión de la zona de seguridad estará resuelta. Si no, la operación ‘Manantial de paz’ se reanudará en cuando expire el plazo de 120 horas”, indicó en rueda de prensa.

“Pese al acuerdo de alto el fuego, los bombardeos y los disparos continúan y toman como blancos a milicianos, a la población civil y al hospital” del pueblo de Ras al Aín, denunció a su vez Mustafá Ali, un portavoz militar kurdo.

Fuego de artillería esporádico 

El viernes por la mañana ya se habían registrado en la región combates esporádicos y una corresponsal de la AFP presente del lado turco de la frontera, oyó disparos de artillería y explosiones, mientras columnas de humo blanco se elevaban en el cielo del lado sirio.

“Hay fuego de artillería esporádico y se escuchan disparos en la ciudad de Ras al Aín”, declaró a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Por otro lado, unos 2.300 sirios, en su mayoría mujeres y niños, huyeron de los combates en el noreste de Siria y cruzaron a Irak en los últimos días, informó este viernes la ONU.

Foto: AFP / Gal Roma

Amnistía Internacional denunció este 18 de octubre que las fuerzas turcas y los grupos sirios que les apoyan en la ofensiva contra los kurdos del norte de Siria cometieron “crímenes de guerra”, entre ellos “ejecuciones sumarias” y crueles ataques contra civiles.

“La situación es bastante obvia. Este llamado ‘alto el fuego’ no es lo que esperábamos. De hecho, no es un alto el fuego, es una exigencia de capitulación de los kurdos”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk a los periodistas en Bruselas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que próximamente la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico Boris Johnson y él mismo se reunirán con Erdogan.

Macron aseguró que se enteró de la retirada estadounidense a través de un tuit, en alusión al inesperado anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump.

Alto el fuego

El jueves por la noche en Ankara, el vicepresidente estadounidense Mike Pence había anunciado que Turquía iba a suspender durante cinco días su ofensiva en Siria, iniciada el 9 de octubre, y a ponerle fin si las fuerzas kurdas se retiraban de un sector fronterizo en este plazo.

Turquía considera “terroristas” a estas fuerzas kurdas sirias por sus relaciones estrechas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que libra una sangrienta guerra de guerrillas contra Ankara. Sin embargo, esta milicia kurda fue aliada de la coalición internacional en la lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Según el acuerdo de tregua, las fuerzas kurdas deberán retirarse de un sector de 32 kilómetros de ancho, donde Turquía quiere desde hace meses establecer una zona de seguridad.

Desde el inicio de la ofensiva, las fuerzas turcas y las milicias sirias que las apoyan conquistaron una franja fronteriza de casi 120 km que va desde la ciudad de Tal Abyad hasta el oeste de Ras al Aín.

La operación turca provocó la muerte de 72 civiles, además de 231 combatientes de las FDS, las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición árabokurda, según un balance del OSDH. Del otro lado murieron 187 combatientes proturcos, detalló la misma fuente.

Además, los combates provocaron el desplazamiento de unas 300.000 personas.

Pelearse «como niños» 

Tras felicitarse por la tregua lograda el jueves, el presidente estadounidense Donald Trump declaró este 17 de octubre que había dejado a los kurdos y a los turcos enfrentarse en Siria porque eran “como dos niños” que necesitaban “pelearse un poco”.

Brett McGurk, ex enviado especial de la presidencia estadounidense para la coalición antiyihadista que luchó contra el EI, consideró estas declaraciones “obscenas e ignorantes”.

“Centenares de muertos, informaciones creíbles que hablan de crímenes de guerra, prisioneros del EI que se escapan, Estados Unidos que evacúa y bombardea sus propias posiciones o las cede a los rusos. ¿Eso son dos niños que se pelean?”, se preguntó en la red social Twitter.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!