El palacio de Kensington, ubicado en Inglaterra, anunció que los medios de comunicación no tendrán casi acceso a la boda entre el príncipe Enrique y la actriz estadounidense Meghan Markle, celebración que se efectuará el 19 de mayo.

Solo se le permitirá el paso a un periodista a la capilla de San Jorge durante la boda, según una información ofrecida por un vocero del palacio, quien atribuyó la decisión al hecho de que el espacio es reducido, reseñó The New York Times.

Por otro lado, los fotógrafos tendrán cuatro posiciones disponibles afuera de la capilla. Además, podrán ubicarse a lo largo de la ruta que seguirá el carruaje y en los jardines del catillo.

“En realidad detestan a la prensa británica. En pocas palabras, es así”, comentó un periodista de larga trayectoria acerca de los príncipes. 

Lea más en The New York Times.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!