Un cuarto de siglo después del estreno de Street Fighter: La batalla final, película inspirada en el clásico juego de los años noventa, su director, Steve E. De Souza, se animó a revelar oscuros pasajes en torno al filme y a su protagonista, Jean Claude Van Damme (el coronel William F. Guile).

Raúl Juliá dio vida al villano Bison y la cantante Kylie Minogue fue la teniente Cammy.

De Souza, en declaraciones al medio británico The Guardian, aseguró que Van Damme grabó algunas escenas bajo los efectos de las drogas.

“Van Damme estaba completamente drogado… No podía hablar de ello en ese momento, pero ahora sí puedo”, indicó el realizador estadounidense.

“El estudio había contratado a una persona para que se ocupara de él y lo alejara de eso, pero desafortunadamente esa persona era una mala influencia”, agregó.

A su vez, contó que Van Damme se ausentaba a menudo del set y que tuvo que ingeniárselas para adelantar las grabaciones, pues “no podía quedarme sentado durante horas, esperándolo”.

“En dos ocasiones, los productores le permitieron ir a Hong Kong, y en las dos ocasiones regresó tarde. Los lunes simplemente no estaba allí”, afirmó.

La película se filmó casi en su totalidad en Tailandia. Según De Souza, Van Damme “consumía unos 10 gramos diarios de cocaína”.

El actor indio Roshan Seth, que interpretó a Dhalsim en la cinta, manifestó que tuvo dificultades para trabajar con el actor.

“Le dije que era contra la salud y la seguridad tener alcohol en el set. Desde ese momento, me odiaba. Pedía lujos que no tenía nadie más del equipo, como la suite presidencial del hotel, con gimnasio incluido, y cuando no aparecía se justificaba diciendo que tenía que bombear sus músculos”, agregó Seth.

Durante la filmación, además, se vinculó amorosamente al actor belga con Kylie Minogue.

Los productores de Street Fighter: La batalla final en asociación con Capcom Entertainment, la compañía creadora del juego, gastaron unos 33 millones de dólares para filmarla y recaudaron 105 millones en todo el mundo.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!