Si te crees loco porque no quieres combatir, entonces estás cuerdo y tienes que seguir combatiendo. Esa es la regla que subyace en Catch-22 (Trampa-22), una miniserie para televisión dirigida y producida por George Clooney, quien también interpreta un papel y que este lunes se presentó en Roma con parte del elenco.

Se trata de una coproducción estadounidense-británico-italiana basada en la novela antimilitarista homónima escrita en 1961 por Joseph Heller y que, como esta, es un alegato contra la guerra con grandes dosis de ironía, sarcasmo y humor negro. “Las guerras parten de decisiones absurdas adoptadas por hombres que llevan a otras personas, generalmente jóvenes, a morir”, afirmó Clooney en la conferencia de prensa que siguió al preestreno de la serie.

Serán seis episodios coproducidos por Sky Italia, Paramount Television, Anonymous Content y Smokehouse Pictures, y que se verá en las pantallas italianas a partir del 21 de mayo. “Es un tema intemporal” y que siempre sigue vigente, dice el oscarizado actor acerca de la guerra.

Heller escribió su novela en plena guerra de Vietnam para criticar el sistema y la ética militar, pero la acción de Catch-22 -tanto en el libro como en la serie- transcurre durante la Segunda Guerra Mundial, centrada en un escuadrón de jóvenes aviadores del Ejército de Estados Unidos de misión en Italia.

El protagonista es uno de estos aviadores, el capitán de bombardero John Yossarian, interpretado por Christpher Abbott (Girls, The Sinner), que trata a toda costa de volver a casa lo antes posible. “Es casi un papel ideal, un desafío”, afirma Abbott ante la prensa, acerca de su personaje, que tras inventar sin éxito un problema de hígado para librarse, se hace pasar por loco. Sin embargo, se topa con la paradójica norma burocrática Catch-22, que establece que quien está loco puede ser exonerado del servicio, pero en el momento en que pide liberarse de las misiones debido a su preocupación ante el peligro, demuestra que está cuerdo.

Yossarian (Abbott) ve morir a uno tras otro de sus compañeros y después de una dura experiencia y ya desesperado, adopta la táctica de no volver a ponerse el uniforme, y continúa cumpliendo su servicio completamente desnudo -excepto la gorra- como una forma de demostrar su locura. Mientras, George Clooney interpreta al sádico teniente Scheisskopf, maltratador y ambicioso que hace de las vidas de los soldados un infierno. “Nunca es mal momento para hablar de la locura de la guerra. Nuestro país vive ahora un momento absurdo políticamente”, señala, por su parte, Gran Heslov, que interpreta el papel del Doctor Daneeka, el médico del escuadrón que trata de ayudar a Yossarian.

En 1970 ya se filmó una película basada en la novela, pero como dijo hoy Clooney, “el formato de la miniserie es bueno, dejas que se vaya conociendo a los personajes y luego los matamos de forma horrible”.

Completan el reparto Kyle Chandler, a cargo del rol del coronel Cathcart; Hugh Laurie y Giancarlo Giannini, el único actor italiano en esta producción.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!