El carnet de la patria, creado por el gobierno de Nicolás Maduro a principios de 2017, se convirtió en una herramienta de control social que, por medio de bonos y algunos beneficios, esclaviza a aquellas personas que lo poseen, reseñó el El País.

De acuerdo con las cifras oficiales, aproximadamente 15 millones de venezolanos poseen el carnet, mediante el cual solicitan productos básicos, bonos de alimentación, programas de subsidios y las bolsas de alimentos CLAP; sin embargo, los presuntos beneficios del instrumento no se otorgan con regularidad. Gran parte de la clase media y clase alta de Venezuela se niegan a obtener dicho carnet porque lo consideran una forma de esclavitud.

El periódico El País comparó el carnet de la patria con la cartilla de racionamiento de Fidel Castro debido a que, aunque presentan algunas diferencias, ambos son mecanismos que utilizan los gobiernos para mantenerse en el poder. Con esta tarjeta, el Estado tiene total acceso a la información de la población.

A medida que se agrava la crisis económica del país, se han ofrecido distintos tipos de subsidios que se otorgan mediante el carnet de la patria. Las personas de escasos recursos se ven en la necesidad de adquirirlo para poder sobrevivir ante la hiperinflación, la escasez y la falta de productos básicos. Programas como “plan parto humanizado” y “la chamba juvenil” se ofrecen a las personas que se saquen el documento.

El último subsidio anunciado por el gobierno es el de la gasolina; los venezolanos que no tengan el carnet de la patria deberán pagarla a precios internacionales.

La oposición rechaza el carnet porque lo considera un sistema de control poblacional, sin embargo, dirigentes políticos como Henrique Capriles pidieron comprensión para las personas que viven en situación de pobreza y se ven en la obligación de adquirirlo para poder vivir.

Lea el artículo completo en El País.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!