Cuando en el año 2000 los Patriotas de Nueva Inglaterra eligieron a Thomas Edward Patrick Brady en el draft de la Nacional Footbal League (NFL) hubo muchas reacciones en contra del movimiento. Al fin y al cabo no se trataba de una escogencia de primera ronda ni mucho menos.

Lo que jamás imaginó ni la propia gerencia del equipo ni los fanáticos era que aquel joven de 23 años de edad procedente de la sexta vuelta en el sorteo universitario y que fue el jugador 199 en ser considerado, se iba a convertir en una de las leyendas, no solo de la franquicia, ni de la liga, sino de todo el deporte mundial, a pesar de que este sea practicado mayoritariamente en territorio estadounidense.

Sin una actuación descollante como acostumbraba, Tom Brady guió el domingo a los Patriotas a su sexto campeonato luego de que derrotaron a los Carneros de Los Ángeles 13 a 3 en la edición XIII del Super Bowl y endosó un nuevo registro a su ya de por sí abultado currículo que lo coloca en un pedestal junto con grandes deportistas como lo es el mítico Michael Jordan y el propio “Rey” Pelé.

Con seis triunfos en nueve finales, destronó a Charles Harley como el jugador que más títulos ostenta en la historia de la NFL. Asimismo, superó a Peyton Manning como el más longevo en alzar el trofeo Vince Lombardi al hacerlo con 41 años de edad, dos más de los que tenía Manning en el 2016 cuando se coronó con los Broncos de Denver.

En cuanto al plano individual el oriundo de San Mateo, California, también registra cifras tope en Super Bowls en pases lanzados (392), completados (256) y más yardas conquistadas (2.838), lo que refleja que su nombre en el Salón de la Fama del deporte más tradicional de la tierra del Tio Sam esté más que asegurado.

Planea continuar. Con más de cuatro décadas vividas y un palmarés que luce como insuperable Tom Brady aun no piensa en el retiro. Si bien su condición física y sus destrezas con el ovoide en la mano se han visto mermadas por el inexorable transcurrir del tiempo, piensa que cuenta con el ímpetu y la sapiencia necesaria para seguir.

“Fue impresionante todo esto, el marco que había en el estadio. Esto es lo que me motiva para volver cada temporada. ¿Cómo no voy a regresar?”, dijo Brady en la celebración del gallardete.

Y los deseos del mariscal del campo, quien es el único jugador del draft del 2000 que permanece activo con el conjunto que lo seleccionó, parece serán cumplidos, o al menos así lo dejó entrever Robert Kraft, dueño de los Pats, que manifestó estar dispuesto a ofrecer una extensión de contrato a su máxima estrella.

De acuerdo con sus propias palabras, Brady planea continuar al menos hasta cumplir las 45 primaveras, una aspiración que no luce descabellada considerando que ya no tiene nada que demostrar y mucho para seguir ampliando su legado, mismo que ha sido considerado por los especialistas y otros atletas como el “mejor de todos los tiempos”.


La mano del entrenador

La carrera de Tom Brady probablemente cuente con muchas aristas, aunque una de las más primordiales puede ser la ayuda de su entrenador en jefe, Bill Belichick, con quien ha formado una de las llaves técnico-jugador más prolíferas en los anales de la NFL al ser ambos artífices en los seis títulos (2002, 2004, 2005, 2015, 2017 y 2019). Belechick, al igual que su dirigido, tuvo una noche del domingo de récords, pues igualó a  George Halas y Curly Lambeau como los únicos entrenadores en ganar seis coronas y es el máximo en hacerlo desde la época de los Super Bowls (1988-presente).


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!