El Real Madrid recibirá hoy al Leganés, su verdugo en la Copa del Rey, antes de la gran batalla contra el Bayern Munich en busca de la final de la Liga de Campeones y Zinedine Zidane hará rotaciones masivas.

Tras perder a Dani Carvajal e Isco Alarcón en el primer capítulo del clásico europeo disputado en el Allianz -el primero sufre una rotura muscular y el segundo, un esguince de hombro-, el técnico francés no correrá ningún riesgo con los titulares.

En una Liga convertida en castigo para los madridistas y todas sus esperanzas depositadas en la Liga de Campeones, la segunda unidad será la encargada de buscar venganza deportiva con el Leganés, que le eliminó de la Copa con una victoria en el Bernabéu (1-2).

En esa segunda unidad se han instalado ya dos jugadores que hace pocas fechas eran indiscutibles, el galés Gareth Bale y el francés Karim Benzema. Los partidos en los que todo se puso en juego mostraron una clara perdida de protagonismo de ambos, hasta una suplencia conjunta en Múnich.

Los dos deben buscar la motivación para escapar de un papel secundario en el que no se encuentran cómodos y ayudar al Real Madrid en su sueño de ser el primer equipo que gana tres veces seguidas la Ligas de Campeones con su actual formato.

Bale y Benzema regresarán al once dando forma al ataque de un equipo en el que todo apunta a que Sergio Ramos será el único titular que inicie el encuentro. Kiko Casilla puede dar descanso a un Keylor Navas que ha cometido dos graves errores en los duelos ante Juventus y Bayern, y así evitar el juicio de algún aficionado molesto.

La baja de Carvajal es la que más problemas genera a Zidane. Precisamente ante el Leganés dejó de confiar en Achraf, quien hasta ese momento había sido sustituto natural del internacional español cuando no pudo jugar.

La presión de ese encuentro torcido desde el inicio que puso al Real Madrid en la calle en la Copa pudo con el marroquí en su peor noche.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!