En julio de 2013 se anunció el inicio de la construcción del parque “Hugo Chávez”, un complejo deportivo ubicado en La Rinconada que se prometió para 2015 y al que se destinó un presupuesto inicial de 24.458.121 dólares.

En agosto de ese año comenzaron los trabajos –un mes más tarde de lo que se había previsto- que, seis años y numerosos créditos adicionales después, todavía no ha terminado.

Ahora hay al menos una esperanza de una pronta entrega de una infraestructura deportiva que la capital venezolana pide a gritos.

En un recorrido realizado esta semana, la construcción del estadio se nota avanzada. Los encargados confesaron que las obras comenzaron hace cuatro años y explicaron que tuvo que derribarse una montaña para empezar a hacer las bases del estadio.

Con una capacidad para 30.000 personas, está previsto terminar la fachada y el techo para octubre de este año. Los encargados de la obra no quisieron revelar para cuándo está pautada la culminación de los trabajos y entrega del estadio: “Es una sorpresa”.

Tiene un aproximado de 180 obreros trabajando en el proyecto. 20 de ellos son chinos y su sueldo diario son 110 dólares. A pesar de los apagones no han parado las obras, ya que cuentan con plantas para sacar adelante el proyecto. Los obreros trabajan día y noche.

A pesar de ser un estadio de beisbol se tiene pensado que el proyecto se utilice para usos múltiples y aprovechar la proximidad del Metro y del Poliedro de Caracas. Hay un pequeño detalle: no tiene estacionamiento. Sin embargo, en las zonas aledañas hay sitios para estacionarse con facilidad.

El recorrido por los establecimientos deportivos de Caracas pretendía constatar las condiciones de los trabajos ordenados en el estadio Brígido Iriarte, en El Paraíso, pero fue imposible constatarlo. Los trabajadores insistieron en que era necesario “un permiso de la alcaldía” para la cobertura.

En este estadio no se juega fútbol desde hace más de un año y estaba prevista la instalación de un nuevo engramado, además de las promesas de arreglo a la pista que usan los atletas.

En el estadio Universitario se preparan para comenzar la temporada haciéndole el mantenimiento debido al campo, a los baños, el estacionamiento y las gradas.

En este momento hacen labores de limpieza y mantenimiento, como reparación de luces y caminarías, y revisión del campo. Está prevista la instalación de plantas eléctricas para que los apagones no logren impedir el desarrollo normal de la temporada de la LVBP.

Las gradas están bastante maltratadas, pero serán prioridad en la reparación, según Gregori Marín, supervisor de Seguridad.

Una vez que el estadio del parque Hugo Chávez esté operativo, la liga de beisbol se desarrollará ahí y el Estadio Universitario quedará para lo que fue diseñado: el uso de la comunidad universitaria. Caracas espera celebrar un cumpleaños feliz.

        


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!