BUENOS AIRES

El salto inicial el fin de semana pasado, en el juego entre Boca Juniors y Estudiantes de Concordia, lo dio Windi Graterol. La primera canasta del partido la hizo Pedro Chourio. En la banca estaban Andrés Espinoza y Enderson Alcalá, esperando entrar en cualquier momento. Un quinto juego de playoff de la Liga Nacional de Basquet argentino con sabor venezolano. Al final Boca ganó 87-64, se llevó la serie 3-2 y pasó a los cuartos de final.

Graterol, que está en un muy buen momento en lo deportivo y en lo físico, demostró por qué fue el mejor jugador defensivo del basquet venezolano en 2014. A su vez, su actual equipo dejó claras las razones por las cuales es la mejor defensa de la Liga, por encima del actual campeón argentino y de las Américas, San Lorenzo de Almagro, equipo que será rival de Windi.

Y es que el jugador vinotinto tiene mucho que ver con el dulce momento que vive Boca. “Lo que se vivió en la cancha durante esta serie fue muy especial, con la presencia de cuatro venezolanos. Estoy muy contento por la victoria y el pase a cuartos de final. Hicimos las pequeñas cosas, defendimos bien el pick and roll de Estudiantes y jugamos más agresivos”, apuntó Graterol (9 puntos, 4 rebotes, 1 asistencia y 1 tapa en el último juego), quien está disfrutando cada minuto de esta experiencia en compañía de su familia.

Fue la mejor presentación de Windi desde que llegó a Argentina. La selección de Venezuela tiene hoy dos pívot de lujo con Graterol y Néstor Colmenares, además de Gregory Echenique.

Sobre el hecho de jugar contra Pedro Chourio, Windi no tuvo más que palabras de respeto y elogio hacia el alero ficha en Venezuela de Trotamundos de Carabobo: “Pedro es un gran jugador, una gran persona. Mis respetos para él, es un gran trabajador”.

Por su parte, Pedro Chourio (6 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia, 3 tapas en el último juego) comentó los sentimientos encontrados que tuvo Estudiantes tras la eliminación.

“El equipo de Boca hizo valer su localía, al igual que nosotros (la serie quedó 3-2). Nos vamos con una sensación bastante extraña, porque creemos que tuvimos mejor serie que ellos. La diferencia, a favor de Boca, es que nos ganaron unos cuartos que marcaron la diferencia (tercer cuarto del segundo juego  24-6 y del quinto juego 27-11), donde ellos salieron más intensos que nosotros y no pudimos regresar en el marcador. Ahí estuvo la clave de su victoria”, dijo.

Andrés Espinoza y Enderson Alcalá están en proceso de formación en las filas del equipo de Concordia y juegan entre el primer equipo y el de la Liga de Desarrollo. El joven Espinoza (22 años de edad, con Estudiantes desde 2017) tuvo un par de minutos en el quinto juego. Por su parte, Alcalá (18 años, alero juvenil de la selección nacional 3×3 en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 en Buenos Aires) no vio acción, sin embargo cierra una interesante temporada en la Liga de Desarrollo.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!